Ni en el encierro paran de entrenar

Ni en el encierro paran de entrenar

Con carreras por simulador, aeróbicos por Internet o bolsos de piedra, deportistas se las arreglan para mantenerse en forma en los periodos de confinamiento.

Hay dos palabras de moda en estos tiempos de crisis sanitaria debido a la pandemia: reinventarse y resiliencia, aunque en los deportistas, desde que iniciaron sus camino hacia el alto rendimiento, éstas siempre han estado presentes y, por ende, las ponen en práctica.

En medio de las derrotas, caídas, lesiones o ahora en el encierro obligado, parecen aves fénix al retornar más fortalecidos a sus desafíos atléticos. La mente poderosa que tienen, ligado a su creatividad, es sorprendente.

Sin caer en lamentaciones, Rigoberto Urán causó admiración recientemente luego de fracturarse el quinto dedo de su pie izquierdo al tropezarse, en la noche, con la cama.

“A veces no sé si soy de buenas o de malas. Otra fractura para mi palmarés, pero nada nos frena”, escribió en sus redes sociales el ciclista antioqueño, quien al día siguiente, cuando se pensaba que estaría en reposo entre cuatro y seis semanas, rodó con normalidad y sin dolor, aunque de forma curiosa, sobre su bicicleta de rodillos.

Si bien tenía el dedo inflamado, el subcampeón del Giro de Italia (2013-2014) y del Tour de Francia (2017) puso a volar su imaginación para poder ejercitarse.

Con marcador en mano, Urán dibujó un cuadro al costado izquierdo de la zapatilla, y después, a punta de cuchillo, comenzó a cortarla por donde hizo el delineado. De esta manera le hizo una pequeña abertura al calzado para no tener molestias a la hora de ingresar el pie y así lograr realizar parte de sus trabajos rutinarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *