fortalecer la alianza con las minorías: los grandes retos de Biden

fortalecer la alianza con las minorías: los grandes retos de Biden

El nuevo presidente de EE.UU., Joe Biden, interpeló al «alma estadounidense» en la ceremonia de juramentación de su cargo. 

Sin nombrar en ningún momento al presidente saliente, Donald Trump, Biden planteó la división entre los estadounidenses como el principal problema de EE.UU., pidiendo unidad para confrontar las dificultades, que fue enumerando una a una: ataque a la democracia, pandemia, racismo, entre otras.

La forma de abordar el discurso, le permitió a Biden nombrar el pecado y evitar darle rostro al «sujeto pecador», como si el trumpismo no hubiera existido nunca y se tuviera que enfrentar a un enemigo interno tan invisible como desparramado.

«Mi alma está en unir a EE.UU., unificar a nuestro pueblo, le pido a todos los estadounidenses que se unan a mí en esta causa (…) para enfrentar a nuestros enemigos: la rabia, el resentimiento, el odio, el extremismo, la falta de ley, la violencia, la enfermedad, el desempleo, la desesperanza», argumentó.

Así, antes de criminalizar al trumpismo como fenómeno social, Biden procuró seguirle hablando a todo el pueblo estadounidense, buscando no irritar a los primeros (algunos de los cuales aún no lo reconocen como presidente y consideran fraudulenta su elección) y mantenerlos como interlocutores válidos.

Además, el nuevo mandatario trasladó parte de la responsabilidad de lo que suceda en el país a los republicanos, a los que lanzó un planteamiento implícito: si no se controla al trumpismo, el país está en un grave riesgo, derivado de lo que ha denominado «terrorismo interno» y «supremacismo blanco».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *