¿El futuro llegó?: proyecto investiga la capacidad de los robots para inventar herramientas

¿El futuro llegó?: proyecto investiga la capacidad de los robots para inventar herramientas

El proyecto Metatool se ha puesto una meta alta para 2023: responder a la pregunta de si los robots podrían crear herramientas para desarrollar una tarea. Para ello cuenta con la financiación del Consejo Europeo de Innovación y de siete instituciones científicas y compañías europeas. El proyecto es liderado por Ricardo Sanz, de la Universidad Politécnica de Madrid, y Pablo Lanillos, del Instituto Donders para la Cognición, Países Bajos.

Hace unos tres millones de años los humanos pasaron de usar herramientas a inventarlas y desarrollarlas. Este paso crítico, que ahora parece sencillo, supuso un salto tecnológico y cognitivo importante. ¿Podrían los robots hacer lo mismo y crear útiles ‘de la nada’ para lograr una tarea?

La investigación mezcla arqueología de materiales, neurociencia y robótica y tiene el objetivo de desarrollar una nueva tecnología inspirada en los procesos de consciencia humana y metacognición —capacidad para reflexionar sobre sus procesos de pensamiento y de aprendizaje—.

Un gran salto para la humanidad

Hace 3,3 millones de años los humanos crearon las primeras herramientas, piedras simples con aristas afiladas, con las que lograron mejorar determinadas tareas. “Imagina esta situación: un homínido que quiere cortar la carne de un animal y sabe que con una piedra normal no es capaz. Lo que puede hacer entonces es fabricar una herramienta nueva para lograrlo. Este salto —el darse cuenta de que hay una deficiencia e intentar arreglarla— parece ahora simple, pero la mayoría de los animales no pueden hacer este tipo de evaluaciones ni reflexiones”, le dijo Lanillos a la prensa internacional.

La investigación no pretende el desarrollo de la consciencia artificial por sí misma, sino que se inspira en los procesos de la consciencia humana para mejorar la tecnología, recalca el experto en robótica e inteligencia artificial, quien a partir de enero comenzará a investigar en el Centro Internacional de Neurociencia Cajal del CSIC.

No obstante, admite, es imprescindible tener un debate profesional sobre las dimensiones éticas de la “tecnología consciente” para informar de forma adecuada a la sociedad. “Cuando hablamos de consciencia en el campo de la ingeniería de software no es lo mismo que lo que se habla en la calle”.

El Consejo Europeo de Innovación ha financiado ocho proyectos para desarrollar tecnologías basadas en principios de consciencia que permitirían diseñar nuevos sistemas complejos, más resistentes, autodesarrollados y centrados en el humano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *